domingo, 7 de febrero de 2010

LA PRESNCIA INCAICA EN EL DESFILE HISTORICO 2010
Se dice que los Incas por ser un gran imperio si avanzaron en el territorio de los Pastos, pero culturalmente y no militarmente, debido a que el pueblo de los Pastos y junto a los Quillacingas defendían aguerridamente estas tierras.
Emperador Inca

El aposento sagrado de Gualmatan

Pueblo Inca

La Wiphala o bandera multicolor Inca
PRESENCIA INCAICA: A cargo de la Institución Educativa Técnica “Santo Tomás”


LOS APOSENTOS DE GUALMATAN

Cieza de León, en sus crónicas menciona “los aposentos de Gualmatán, ubicados en el camino real entre Quito y Popayán”. Entonces, esta región se conoció con el nombre de Gualmatán desde mucho tiempo antes de la llegada de los españoles, posiblemente con la presencia de los incas, en su afán de apoderarse del territorio de los Pastos.

Recibieron el nombre de aposento todos aquellos sitios ubicados en el camino del Inca entre Quito y Pasto en donde se mandó a levantar unas construcciones muy complejas, a manera de fortificaciones, palacios, templos para el dios sol y guarniciones del Inca; estas edificaciones, por lo general fueron construidas cerca a una fuente de agua y estaban destinados al descanso del monarca en sus extensos viajes expansionistas, porque además de pernoctar y descansar, el Inca tomaba un baño, después de una larga jornada de camino; esta es la razón por la cual estos aposentos habían sido engrandecidos y embellecidos por los señores Incas, con tipos de construcciones hasta entonces desconocidas en estas regiones.

En los aposentos se guardaban los tesoros y la riqueza del monarca, por lo que se considera eran unos verdaderos almacenes reales; para construir los aposentos, se escogieron lugares privilegiados, fueron destinados exclusivamente para eso y tuvieron predominancia sobre los otros pueblos; en el camino entre Quito y Pasto se construyeron cinco aposentos y de éstos, solo Gualmatán estaba en el actual territorio colombiano.


LA WIPHALA Y LA CULTURA DEL ARCO IRIS

También se la conoce con el nombre de bandera de los siete colores, porque en ella se plasman los colores del Arco Iris. Se la incluye en el desfile histórico porque fue el estandarte o emblema que el ejército del Imperio Incaico ondeó por los cuatro costados del Tahuantinsuyo en su propósito de apoderarse del territorio americano. Esta bandera tiene una forma ajedrezada y está conformada por 49 cuadros pequeños dispuestos en forma diagonal en donde el color blanco ocupa la diagonal del centro, empezando en la parte superior del asta; los 49 cuadros simbolizan la diversidad geográfica de nuestro sistema Andino; se utilizó e izó en los principales acontecimientos que se realizaron en las comunidades indígenas de los Andes; cada color de la Wiphala tiene su significado: el rojo , el planeta tierra y la intelectualidad del hombre andino; el naranja, la sociedad, la cultura, la salud y la educación; el amarillo, las leyes y los principios morales del indígena; el blanco, el desarrollo permanente de los pueblos, la ciencia y la tecnología; el verde, la economía y las riquezas naturales de flora y fauna; el azul, el espacio cósmico y los fenómenos naturales y el violeta, la política y la ideología de los pueblos andinos.

LA CONVIVENCIA CON LOS INCAS

Diferentes crónicas y narraciones dan testimonio de que el Imperio Incaico llegó hasta el territorio de los Pastos en son expansionista pero no logró someter al pueblo de los Pastos debido a la agresividad y rebeldía de éstos; además, era un pueblo bastante numeroso; entonces, hábilmente prefirió convivir con ellos, hacerlos sus amigos, ganarse su confianza y llevarlos al Incario para enseñarles sus costumbres, su forma de vida, su lengua, es decir empezar la expansión del imperio y el sometimiento de los Pastos pero con otra estrategia. Durante la permanencia y convivencia de los Incas con los pastusos, se dieron cuenta de las capacidades que éstos tenían para las diferentes manifestaciones del conocimiento, seleccionaron a los mejores, los llevaron a la capital del imperio y cuando estuvieron capacitados los regresaron a su pueblo para que enseñaran lo que habían aprendido, a sus hermanos de raza y de sangre. De allí que: los incas convivieron con los Pastos, pero no los sometieron porque cuando estaban en este proceso se dio la llegada de los españoles, quienes lo arrasaron todo.