jueves, 22 de enero de 2009

EL GESTOR DEL DESFILE HISTÓRICO

Maestro Segundo Delgado No cabe duda que uno de los patrimonios culturales mas importantes de los gualmatenses es su Desfile Histórico, que año tras año en sus 39 años de vida nos recuerda quienes somos, y que se ha ido fortaleciendo gracias a la voluntad de autoridades y comunidad, superando los contratiempos, especialmente la de falta de recursos económicos y de algunas personas poco entusiastas del orgullo de nuestro pasado que han querido interponerse.

¿Pero como nació la magnifica idea de crear con tanta originalidad y creatividad este evento?, pues nos dimos a la tarea de averiguarlo y nos encontramos que la persona responsable es el señor Segundo Delgado a quien visitamos en su casa en Pasto, y él con gran lucidez y amabilidad nos contó una larga e interesante historia de la cual extractamos lo siguiente:

Las señoras Floralba Rodríguez y Afra Burbano junto a otros profesores para festejar el natalicio del cura Manuel Antonio Hormaza, siempre organizaban
una velada, y el señor Segundo Delgado les ayudaba
a prepararla, pero en el año 1969 no se hizo ninguna programación, entonces ellas le insinuaron a don Segundo que hicieran un desfile o algo parecido para cubrir la ausencia de la velada, y él junto a José Maria Usamá Cruz pensaron en un desfile colorido y alegre como ya se lo había hecho antes con la Junta de Acción Comunal. Sin embargo don Segundo poco se querían comprometer por el temor a que la gente no vaya a colaborar. Pero se organizo un pequeño comité con don Aníbal Rodríguez, el señor Alejandro Villareal y otras personalidades, se hizo una reunión para ver si la gente iba a colaborar; entonces se acordó que había que llevarse un tema para proponer, y el señor Segundo que ya tenía experiencia mirando desfiles de otros municipios de Nariño de los cuales tenía apuntes, se propuso revisarlos, y extractando lo mejor de cada experiencia, mas un cuaderno de historia que encontró de cuando estaba en la escuela, el cual tenía mucho material sobre Gualmatán dictado por el profesor Segundo Vallejo, basado en una cartilla de documentos históricos de la academia de Historia de Nariño escrito por el padre Arístides Gutiérrez, más un material sobre la conquista española en Gualmatán escritas por el padre Benjamín Belalcazar, y notas del dramaturgo Roberto Mora Benavides; surgió la idea de un desfile a través del cual se pueda representar la historia de los gualmatenses.

Convocada la reunión, don Segundo presentó la propuesta a la comunidad, ya que en ese tiempo no había junta de fiesteros con quien coordinar, fue interesante la asistencia, se mostraron muy entusiastas con la idea y la respaldaron. Pero estaban muy cortos de tiempo, y las tareas eran muchas para organizar la propuesta, incluir las tradiciones, leyendas y costumbres que había que recuperar a partir del rescate de la tradición oral de lo que fueron e hicieron nuestros ancestros, hacer el programa, las invitaciones, organizar el material histórico y hacer el reparto para cada comisión, etc. Fue un trabajo intenso que don Segundo termino realizando prácticamente en solitario, ya que el pequeño comité que se había organizado ya no asumió su compromiso, a excepción del señor José Maria Usamá Cruz, una persona inquieta, muy entusiasta y hábil, que permaneció firme.

Dice don Segundo: “El desfile que se quería hacer era un desfile de vida, representando los momentos vividos, no un desfile muerto, es por ello que investigamos a fondo los usos y costumbres de nuestros antepasados, como se vestían, que utilizaban, cual era su forma de hablar, de actuar, etc. regresar en el tiempo para darle vida a nuestra historia, reanimarla, llenarla de alegría en cada paso histórico.”

Terminado el estudio y la organización en un tiempo record, se procedió a distribuir los pasos o motivos a la comunidad, que en total fueron 50, en esto de las comisiones es importante desatacar el aporte del señor Alfonso Hernández.

El día del desfile la asistencia de la gente que representaba sus números fue grandiosa, el primer número se llamaba “El Crucifijo que fundó un pueblo” que es la base fundamental del pueblo de Gualmatán, pero como algo anecdótico el día de la presentación hubo algunos que llamaron a don Segundo “atrevido e ignorante” por haber sacado este desfile, especialmente el motivo de la aparición milagrosa, afortunadamente a estos detractores la misma gente abucheo y saco del desfile ese dia.

Las fiestas patronales de 1969 fue de las más penosas que se recuerde, porque no hubo ni siquiera vísperas, pero en la programación cultural fue una cosa maravillosa el desfile, porque la gente respondió más allá de las expectativas, habían tomado su compromiso muy en serio para representar cada paso histórico. Los organizadores especialmente don Segundo quedaron muy complacidos, pero nunca pensaron que este desfile se iba a repetir para los siguientes años, la finalidad fue hacer una programación cultural solo para ese año de la fiesta. Lo único que lamenta don Segundo es que las dos personas responsables de la fiesta del 69, como fueron los señores: Luis Mosquera y Julio Zambrano junto con el padre Hormaza, en la programación del Desfile Histórico lo habían denominado “LA ENTRADA DE LA FAMILIA GUALMATANA” y en ningún momento fue copia del desfile llamado “ Entrada de la Familia Castañeda” de la ciudad de Pasto; el nombre con el que se concibió el desfile de historia con ideas propias, aunque era muy largo, se llamaba: “DESFILE HISTÓRICO, TRADICIONAL, FOLCLORISTA Y COSTUMBRISTA DE SAN FRANCISCO DE LIBANO DE GUALMATÁN.”

Preocupados por la decadencia de la fiestas en la parte religiosa, personas como don Segundo, Guillermo Revelo, entre otras, se citaron en casa del señor Alejandro Villareal con el señor Flavio Ávila, devoto del Ecuador, y se propusieron buscar fiesteros para el siguiente año, y en solo dos días lograron inscribir a 150 fiesteros no solo de Gualmatán, sino también de Ipiales, del Ecuador y otros municipios.

En aquel tiempo se fundo un pequeño periódico llamado “EL AVANCE” que salía cada mes con el juez Faustino Arias, Franco Hormaza y otras personas, en el cual don Segundo Delgado publicó detalladamente sobre el desfile y la historia de Gualmatán. Fueron los primeros en hablar de nuestra historia como patrimonio a partir de un evento cultural, así haya habido personas que estaban en contra de esta iniciativa, ya que no querían admitir que nuestra cultura viene de raíces indígenas.

Cuando llego el padre Sánchez conocido por su controvertida actitud hacia la cultura local, prohibió el Desfile Histórico en un momento en que ya había logrado renombre, sonaba en los medios a nivel departamental e inclusive nacional por la particularidad del evento, único en Colombia, en el cual la historia de un pueblo desfila por las calles con realismo y alegría. Es así como el desfile por varios años se acabo junto con la Junta de Fiesteros.
Con respecto a como se representa el desfile en el día de hoy, don Segundo dice que este no debe ser reciclaje de los carnavales de Ipiales o Pasto, no debe meterse muñecos, porque el Desfile Histórico es algo vivo, debe representarse el momento histórico en carne propia, con personas vivas, dinámicas y que sepan lo que hacen.

Don Segundo D. dice: “He mirado los últimos desfiles y poco me ha gustado, porque están invitando a gente de otras partes y estas delegaciones, así como las colonias vienen con pasos a todo lujo, muy coloridos, carnavalezcos, y esto hace ver a los motivos representados por nuestra gente muy tristes y apagados. Debe separarse los pasos de los invitados, ponerlos adelante y el Desfile Histórico atrás. Que haya orden. Yo no protesto porque invitados al desfile delegaciones de otros municipios, sino que debe organizarse mejor. Otra observación es que se están perdiendo los pasos de los momentos históricos para privilegiar muchos números de costumbres y tradiciones.”


El objetivo de las programaciones culturales en las fiesta patronal es dar trabajo a la gente gualmatense, es por esto que se hacen las programaciones culturales, y que tienen que seguirse fomentando, pero algunos curas no entienden esto.

Después de haberse ido el padre Sánchez,